ENTREVISTAS

|--> Envíe su comentario |--> Imprimir esta página  



Conferencia sobre cunicultura

Carlos Fernández, dueño del criadero de conejos situado en proximidades de la ciudad de Río Cuarto, comentó a otros cunicultores sobre los requisitos fundamentales para iniciarse en el emprendimiento y algunas estrategias puntuales a tener en cuenta para que el mismo sea rentable. 
Agrobit.com, estuvo presente.

"El 87% de los cunicultores del país no tienen más de 40 madres. No hay criaderos chicos, lo que hay son criadores eficientes y deficientes independientemente del tamaño, porque hay muchos criaderos que tienen 300 madres y pierden en proporción a las 300 madres; en cambio, otros tienen 10 madres y ganan, poco porque tienen pocas madres, pero ganan de igual manera ya que son eficientes, trabajan bien y le dedican su tiempo".

Así comenzó la charla dada por Fernández, continuó diciendo que la cuestión de fundamental importancia, es que en la producción de conejos, la venta está garantizada, aunque con algunos altibajos porque el mercado del conejo en Argentina tiene la particularidad de estar desabastecido y abastecido a la vez. La producción no alcanza a cubrir la demanda, pero eso ocurre en invierno; en verano a partir de mediados de noviembre hasta de fines de febrero, la demanda disminuye; entonces ocurre que sobran conejos. 

De todas maneras acá, en nuestra zona, sigue sin sobrarnos ni un conejo, porque como el consumo aumenta, aún cuando la demanda de conejos sea menor en términos de cantidad, en términos de porcentaje continua siendo más o menos el mismo. O sea, que de los 1700 conejos que tenemos, en invierno nos falta y en verano nos alcanza.

Existen alguna serie de particularidades con respecto a la oferta y a la demanda que generalmente está generada por la falta de comunicación o de interés para comunicarse entre el frigorífico y los productores. También tiene mucha importancia el deficiente conocimiento de los productores en cuanto a manejo del criadero.

Por ejemplo: Frecuentemente sucede que en diciembre, nos encontramos con el criadero lleno de conejos y no tenemos donde venderlos. Entonces, lo que hacemos es parar los servicios, dejar que las conejas no tengan más crías. 
Lo que estamos haciendo es confundir el problema y agravándolo, porque si en diciembre paramos los servicios, no vamos a tener en marzo conejos para vender. 
El problema de tener el criadero lleno de conejos y no poder venderlos en diciembre, es porque se ha hecho servir mal. Hemos hecho producir a las madres mucho en septiembre y hemos llegado a diciembre con un montón de conejos. Entonces, la solución es cambiar los métodos, cambiar los hábitos: la coneja tiene que ser servida cuando yo quiero y no cuando a ella se le ocurre, porque tengo un criadero, una "fábrica". 

Ese es un poco el problema del déficit que se produce en algunas zonas o en algunos criaderos que en diciembre no saben que hacer con tantos conejos. Por está razón, hemos aprendido que si alguien quiere disminuir los servicios, lo haga en septiembre, que es cuando van a gestarse, nacer y luego crecer los conejos para tenerlos a la venta en diciembre. Pero a partir de diciembre tengo que poner a funcionar el criadero con todo, porque son los conejos que voy a vender a partir de marzo que es donde aumenta la demanda.

El peso del conejo vivo, que está exigiendo el mercado, es entre 2, 300 y 2,500 kilos. Además a los frigoríficos no les gusta el conejo que nosotros denominamos criollos, o sea, el gris, el marrón, el negro. 
Lo que se pide es el conejo blanco, es decir, el neocelandés y; el californiano que es aquel que tiene las orejas, el hocico, la cola y las patas negras; esto también, es una cuestión de mercado. 
Es decir, los conejos blancos tienen ojos rojos y todos los otros conejos, ojos negros y; según el marketing, cuando alguien va al supermercado y ve en la góndola el conejos con los ojos negros, no lo compra porque le da impresión; en cambio, los ojos rojos, en la góndola del supermercado, son transparentes.

De todos modos no es cuestión de matar a todos los conejos grises o de otra raza que yo pueda tener porque no me sirve. Lo tenemos, me sirve y lo voy a vender, pero en la medida que lo puedo ir reciclando o se me muera una coneja de color negra, repongo por una blanca, o sea, el neocelandés o el californiano. Que, además, son las más precoces, la más robustas, las que crecen más rápido.

Cuando uno quiere iniciarse con un criadero de conejos, lo primero que tienen que tener es: el capital y el entusiasmo. 
Ahora... ¿Cuanto cuesta poner un criadero de conejos? 

El dinero que deberá ser invertido para instalar y poner a funcionar un criadero, va a depender, obviamente, de cual sea la envergadura que uno quiera y pueda llevar adelante, pero en términos generales es:
Supongamos que yo quiero poner criadero (para criar conejos, hacer parir a las hembras y venderlos después) con 15 madres, luego a esto uno lo multiplica y lo divide por la cantidad que quiere. Para tener un criadero con 15 madres, me hacen falta 26 jaulas. Estas jaulas no deben ser todas iguales ni del mismo precio. 
Si yo, en mi casa, tengo 26 jaulas, las uso, si tengo 200, también; pero si tengo que comprar o tengo jaulas de distintas forma, tamaño y características, es ahí donde voy a empezar a hacer una optimización más racional de mi capital inicial, lo mismo que galpones, etc. 
Entonces, de esas 26, me van a hacer falta 10 jaulas con nido, 5 jaulas de gestación, 1 para macho y 10 para engorde. Se coloca un macho cada 15 madres, que no es la proporción exacta para cualquier cantidad, pero más o menos es lo que se calcula, aunque esto ya forma parte de otra cosa un poco más fina.

El tamaño de las jaulas también es distinto para cada una de ellas, de esto dependerá también el precio de la misma. 

Las diversas clases de jaula tienen distinto precio. Hago hincapié en el precio, porque justamente lo que va nos va a costar mucho va a ser la inversión; si yo tengo la inversión ya realizada y, bueno... veré cada vez que quiero crecer, ir comprando la jaula que yo considero más oportuna, mejor, más barata o más cara. 
Lo que tengo, me sirve todo, me va a dar un poco más trabajo, más o menos de producción, pero todo lo que tenemos sirve. Obviamente, si tengo una jaula buena, voy a criar mejor, a trabajar menos y a producir más. 

Los costos de esas jaulas, la más caras y las mejores, son las españolas que valen alrededor de $56 cada una; pero la jaula promedio, en general, cuestan entre 10$ y 15$ si las compro hecha y, dependerá de que y como las hago si las hago yo mismo. 

Hay jaulas de cemento, de alambre, etc., todas requieren techos salvo las de cemento que se pueden ser totalmente al aire libre, pero con los recaudos necesarios en invierno y en verano.

Una vez instalado el criadero de 15 madres, o sea, que ya tengo el galpón, las jaulas..., la otra tarea es colocarle adentro la mejor madre que consiga, ésta es una de las claves del éxito del criadero. 
Las condiciones necesarias para un buen funcionamiento del criadero son: buena instalación, excelente reproductor, alimentación y manejo. Si falla una de ellas, falla todo el proceso.

Una vez que tengo los conejos, que tengo el mejor alimento que pude conseguir, el paso siguiente es hacer servir. 
El manejo tiene relación con la cantidad de jaulas.

¿Como funciona un criadero o como debería funcionar? - La mejor y más avanzada tecnología que hay en el mundo para la cría de conejos, la posee, en primer lugar, Francia, luego Italia y, en tercer lugar, España. Nosotros recibimos todo el material de lectura y nos comunicamos con los españoles por una cuestión de idioma. 

Por lo tanto, sin ser los mejores los españoles andan muy cerca de los italianos y los franceses. Por lo cual los españoles están produciendo y, recientemente nosotros también, lo que se llama "manejo en banda" o el "ciclo de 42 días".                  

Para poder explicar esto, voy a citar un ejemplo simple. Supongamos que yo tengo 60 conejos. 
La cantidad que tenga, la voy a dividir por 6. En nuestro caso, 60 lo divido por 6, por lo cual me van a quedar 6 grupos de 10 conejas cada una. 
Entonces, el siguiente paso es tomar las primeras 10 y hacerlas servir el día que yo decida. Será cuestión de manejo, de ver como, cuando y como hago para la coneja tenga cría el día que yo decida.
En mi caso particular, como tengo la quinta con pileta, los fin de semana, por lo general, van los chicos; entonces yo trato que mis conejos tengan cría entre el  jueves y viernes, no más allá del sábado. Por lo cual hago servir los días domingos y lunes. Pero el día domingo, cuando se van a hacer servir las conejas yo tengo que estar en el criadero. Si yo decido que el sábado y domingo me voy de paseo o quiero tener libres esos días, la única manera que puedo lograrlo, haciendo servir las conejas el lunes o el viernes.

Supongamos que decidimos hacer servir el día lunes. Todos los lunes voy a hacer servir 10 conejas. Un macho, le puede dar servicio a 3 conejas por día. Eso es lo ideal, aunque le puede dar servicio a más. Pero lo conveniente es tener un macho más o hacer servir en dos días.

En mi caso particular, hago servir: sábado a la mañana, sábado a la tarde, domingo a la mañana y domingo a la tarde. Por lo cual, ese macho monta cuatro conejas por servicio.

A las conejas, se las moviliza siempre a la jaula del macho, porque es ahí donde la coneja es más sumisa y el conejo tiene más posibilidad.

Una vez que hemos hecho servir a las conejas, trasladando la hembra a la jaula del macho, este la monta una vez y como, por lo general, siempre es conveniente dejarla un rato más porque la coneja ovula en el momento del coito, el macho aprovecha nuevamente. Esto nos da a nosotros la garantía de que la coneja ha sido servida; porque muchas veces ocurre que el macho la monta, pero no eyacula bien o no hay suficiente penetración; entonces, la coneja no queda preñada.

Por lo tanto, aprovechamos las dos cosas: la dejamos que ovule un rato en la compañía de un macho y además este aprovecha para montarla otra vez. Por ende, por lo general, son dos montas por servicio.

Cuando tengo la coneja servida, hay que recordar que todos los lunes voy a hacer servicio y tengo las otras 5 bandas.

Si la coneja ha sido servida hoy va a tener cría dentro 30 días. Esto no es matemático, ya que hay conejas que quedan negativas, entonces, la tengo que hacer servir nuevamente. Se puede hacer tacto a los 12 o 14 días a fin de no tener que esperar hasta los 30 días para ver si tienen o no cría.

De esta manera, yo tengo que armar, aproximadamente, el día 28 el nido para las conejas que hice servir. 
El nido se arma con viruta zarandeada, o sea, que no tenga aserrín. Algunos, también, lo hacen con papel, otros con pajas, etc.; no obstante lo mejor es la viruta, siempre y cuando, no sea ni de algarrobo ni de cedro. 
Debe zarandearse sí o sí para quitarle la mayor cantidad de viruta posible, ya que el conejo tiene una enfermedad en las vías respiratorias y el aserrín se le introduce en la nariz y lo puede llegar, incluso, a asfixiar.

Esa coneja que yo pongo en el nido el día 28, la dejo uno, dos o tres días para que tenga cría, en mi caso le doy tres días a todas.

En el momento del parto o un ratito después, le reviso el nido, saco todos los restos de placenta, sangre, los conejos muertos. En este momento la coneja está fuera de la jaula, luego procedo a cerrarle la jaula para que no entre más.

Cuando toda esa banda, o sea,  los 10 conejas han parido, viene la tarea de equiparar bandas o camadas, que cada coneja, en la medida de lo posible, no tenga más de 8 conejos, salvo que tengan un promedio de más de 8 las 10.
Esto quiere decir, que si una coneja tuvo 12 y otra solo 4, le saco 4 a la que tiene 12, de manera tal, que cada una me quede con 8. El total de los conejos nacidos se distribuyen al total de las conejas paridas.                     

Una vez realizado esto, comienza la etapa de la cría, del control de la lactancia. Todos los días, los conejitos tienen que entrar una sola vez por día a comer, puede ser a la mañana, a la tarde o a la noche. El horario lo manejo yo, pero todos los días les voy a dar de comer al mismo horario.

Entonces, si decido que todas las mañanas les voy a abrir la puerta para que se alimenten, antes de abrirlas, debo revisar las camadas, porque puede haber camadas más avanzadas que otras, ya sea porque los conejos han mamado mal, o porque la madre le da menos leche o de menor calidad. Entonces, voy a tratar de controlar que las camadas sean parejas. Si veo que una se atrasa, le saco esa camada a la coneja o le saco el nido, en caso de que sea posible, y lo voy intercambiando entre cada una de ellas.

Un solo día que la camada no mame bien, no le hace nada. Pero, en cambio, sí le hace a aquella que durante una semana no mamo bien. También suele suceder que en la misma camada haya algunos conejitos que mamen menos que otros, que se atrasen, se pongan más flaquitos ó más chiquitos. Entonces, aquí también los voy cambiando, emparejando siempre.

Por lo tanto, le abro la jaula a la coneja que está en su jaula y los conejitos en el nido y la coneja entra y le da de mamar; cuando termina de darle de mamar, sola se va a la jaula. En ese momento esa coneja no entra más hasta que yo no lo decida al día siguiente. 

Ese control de lactancia es muy importante hacerlo, no es difícil, pero es una tarea que hay que hacer, para que se mueran la menor cantidad de conejos posibles.

Las estadísticas dicen que el 80% de las muertes se producen antes de los 10 días en el nido. Por lo tanto, es ahí donde yo puedo perder o ganar más.

Una mortandad óptima sería entre el 8% y el 12%, superando ese porcentaje, el problema es culpa del criador.

A los 12 días después del parto la hago servir nuevamente y la traigo a la  jaula con el nido. Acá se produce lo que denominamos "ciclo de 42 días", con lo cual estamos diciendo que la coneja va a tener cría cada 42 días.

A los 30 días, tengo que retirar la camada de los gazapitos y llevarlos a la jaula de engorde y esa coneja que ya ha sido servida va a la jaula de gestación durante 12 días y; en esa jaula, previo a higienización, limpieza y desinfección, coloco la coneja que va a tener cría dentro de 2 días. Ese es el manejo de banda.

Sucesivamente todas las semanas, voy hacer servicio los lunes, acomodo los nidos los días miércoles y los jueves o viernes, generalmente, hago destete. Esas son las tres tareas más importantes dentro de un criadero.

Ahí, puede decirse que termina la tarea, porque al conejo del engorde, lo coloco en la jaula de engorde y todo lo que tengo que hacer es darle de comer y esperar alrededor de 50 días para venderlo con 2,300 ó 2,500 kilos.         

Para ser madre la coneja tiene que tener 4 meses y pesar no menos de 3, 500 kilos, refiriéndome a las razas neocelandesa y californiana. Las otras suelen ser más pesadas, más grandes y entran en celos cada 12 días generalmente.                       

Balussi, Karina
Agrobit.com

 

Agrobit.com  | E-mail: agrobit@agrobit.comTérminos y Condiciones Generales.
Legales: Los datos contenidos en este web corresponden a material elaborado por Agrobit.com a partir de otras fuentes y tienen como único fin, brindar información a quienes visiten este web. Agrobit.com no se responsabiliza por la exactitud e integridad de la información aquí publicada y deslinda cualquier responsabilidad sobre las opiniones aquí vertidas. Quien accede a este sitio acepta que los errores u omisiones no podrán utilizarse para realizar demandas o reclamos por vía legal. La información publicada en este web no debe servir como base para decisiones de inversión. Las marcas mencionadas son marcas registradas de sus respectivas empresas.