ENTREVISTA

|--> Envíe su comentario |--> Imprimir esta página 

 

Criadero de Codornices

Oscar Najles, dueño del Criadero de Codornices "Puerto Viejo", comentó a agrobit.com sobre sus inicios en el emprendimiento y las dificultades a causa de las situaciones de crisis económica que atravesó nuestro país y sobre sus perspectivas en los mercados actuales.

¿Como fue su inicio en el emprendimiento y cuales fueron las dificultades principales?

En principio esta granja está en funcionamiento hace aproximadamente 8 años, es un emprendimiento que he desarrollado después de varios años de dedicación en la actividad agropecuaria, en la Dirección de empresas, es decir, gerenciaba empresas agropecuarias. 

Hacía un tiempo que teníamos un proyecto, hasta que un buen día decidimos encararlo, yo quería dejar un poco de viajar por todo el país y quedarme en un lugar donde pudiera vivir y desarrollar el proyecto de una granja integral.

Tal proyecto nace tras un análisis de la situación macroeconómica. Yo tenía un campo de cría y algunos campos alquilados donde hacia invernada, hacienda y algo de agricultura, pero la situación tan famosa de la globalización que desde hace 10 o 12 años se empezó a hacer notar y, que en ese tiempo pensábamos que estaba muy lejos, que no iba a llegar nunca; pero considere que no era tan así y que, evidentemente, esto significaba que desaparecía el espacio para los emprendimientos tradicionales agropecuarios para las pequeñas y medianas empresas. Había que irse a lo intensivo o cambiar de profesión.

Así fue come tome la decisión de vender el campo de cría y comprar esta chacra próxima a Río Cuarto ya que los chicos irían a la Universidad Nacional, mi esposa que es profesional podía seguir trabajando y, además, consideramos que Río Cuarto es punto estratégico dentro de la región, la provincia y el país, porque estamos sobre rutas nacionales, con todos los servicios, con todos los medios de comunicación, en definitiva, era un lugar bueno para desarrollar un emprendimiento de tipo intensivo.

El proyecto en sí era bastante amplio, consistía en el montaje de una fábrica de dulces, quesos artesanales; más la producción de pollos orgánicos o ecológicos, de una calidad especial y un criadero de codornices.

Este proyecto fue elaborado, analizado y, después, cuando todo estuvo armado, lo que hacía falta era una cantidad de dinero importante. Tramitamos unos créditos que oportunamente estaban en el sector agropecuario para la pequeña y mediana empresa a FINAGRO, el ente que regulaba esto y que dependía de la Secretaria de Agricultura de La Nación a través de Banco Nación y el Ministerio de Economía. El proyecto, que ya estaba en funcionamiento,  fue aprobado. 

Habíamos empezado con la producción de pollos de calidad óptima, apuntando a un pollo orgánico. Nos inscribimos en una certificadora de alimentos orgánicos y, por la situación propia, lamentablemente, de nuestro país, en el que se dan cambios de la noche a la mañana, en el año ´94 cuando ya estaba otorgado el crédito, aprobado el proyecto por la Secretaria de Agricultura de la Nación, vino el famoso efecto Tequila y desapareció toda el dinero que había para este tipo de emprendimientos.

Nosotros estábamos bastante seguros, ya estaba funcionando la producción de pollos orgánicos, estábamos gastando o invirtiendo a cuenta y tuvimos que seguir con una sola actividad que era la que podíamos medianamente desarrollar; así fue que continuamos criando pollos de muy alta calidad, que hacía ya dos años que lo estábamos haciendo y teníamos una demanda extraordinaria, para lo cual no alcanzaba lo que producíamos.

Animados por esa demanda, incrementamos un poco más la producción sin ninguna ayuda crediticia, sino mediante un esfuerzo privado y, lamentablemente, en el año ´95 en la provincia de Córdoba se produjo una nueva crisis económica tremenda, momento en el que se crea la plata cordobesa (Cecor). La gente se queda sin dinero y, obviamente, como el producto que nosotros vendíamos era un pollo un poco más caro que el convencional, empieza a bajar el consumo.
Entonces, de repente, nos encontrábamos que teníamos tres camadas de producción adentro y se había vendido solo un tercio.

Todo esto hizo que tuviéramos que empezar a replantear un poco más las cosas, porque evidentemente así no iban a poder continuar ya que además, en ese momento, entró el pollo de Brasil a un precio sumamente bajo. Fue así que tome la decisión de poner en marcha lo que no había puesto en un principio, el criadero de codorniz, porque era tan importante la demanda que teníamos con los pollos, era algo que funcionaba tan bien, un producto tan bien logrado que había decidido dejar lo de las codornices para más adelante..., y había llegado el momento. 

Hice un estudio de mercado, de factibilidades, básicamente en la cuidad de Córdoba por una cuestión de cantidad de habitantes y ahí, tome la decisión de iniciarme con un planten más o menos importante, porque en Córdoba no había vendedores de huevo de codorniz, o bien, había muy pocos y la oferta era muy irregular. 
Hable con las cadenas de supermercados y todos estuvieron realmente muy interesados en que alguien les proveyera con continuidad y calidad, y así fue que me anime a iniciarlo.

A fines del ´95 pusimos en marcha el criadero de codornices que es a lo que, actualmente, nos dedicamos exclusivamente. Tuvimos todos los abatares propios de un emprendimiento en el cual, uno no tenía mucho conocimiento ni experiencia, pero se fue todo corrigiendo y armando en función de hacer un criadero integral.

Empecé con 4000 ponedoras, antes del año, pusimos un plantel de producción de huevos fértiles, compramos incubadoras y, hoy en día, producimos el bebe para vender pichones, ponedoras. 
A la par de ello, cuando empezamos a criar, aparece el macho, ya que nacen mitad hembras y mitad machitos; normalmente todos los criaderos del país, al macho lo descartan cuando se sexa a los 15 o 18 días, lo sacrifican y lo tiran. A mí me pareció una barbaridad porque pensaba que no podía ser que una carne con la calidad que tiene la codorniz no se pueda recriar para vender, que no cierre el número de alguna forma para que sea accesible a un cierto consumo, ya que tampoco es tanta la cantidad que uno puede llegar a producir.   

Así fue que comencé a guardar el macho, a recriarlo y faenarlo. En aquel momento yo tenía un matadero que estaba hecho bajo normas de la Ley Federal de Carne que estaba aprobado por Bromatología de Río Cuarto para la faena de aves, así que ahí mismo, lo puse en funcionamiento para faenar codornices y esto hizo que uno empezara a avizorar un mercado que era bastante interesante.

Mercados actuales  

Hace aproximadamente cuatro meses tenemos autorizados el matadero que ahora lo transformé en un frigorífico que hoy es el único del interior del país en el que se faenan codornices o, por lo menos, aprobado específicamente para la faena de codornices. Ya estábamos abasteciendo Río Cuarto porque nuestro matadero estaba en condiciones y normas para abastecerlo, pero las reglamentaciones de sanidad de la provincia exigieron que se transformaba en frigorífico. Así que nosotros presentamos el proyecto a la Secretaria de Agricultura de la Provincia y el año pasado, en diciembre, lo aprobaron y empezamos a construir las partes que le faltaban para que sea un frigorífico como tal. 

Hoy en día, seguimos abasteciendo a Río Cuarto y la semana pasada empezamos a distribuir en las cadenas de supermercados de Córdoba pichones de codorniz eviscerado, deshuesados y congelado que es la forma en que se presenta. Actualmente, tenemos unos 7 mil entre ponedoras y plantel de machos en engorde. 

Básicamente estamos produciendo huevos, abastecemos casi toda la cadena de supermercados de Córdoba y de Río Cuarto. Todo esto va haciéndose paso a paso y se va creciendo de a poco por ser una cuestión que requiere inversión. Acá todo lo que se produce, se genera, se recicla y se reinvierte. 

El mercado es importante, está vacío, yo no tengo competencia, y tampoco me asusta porque normalmente la competencia genera consumo, o sea, que soy prácticamente el único productor de codornices que está abasteciendo toda la provincia de Córdoba.

Esta es una empresa familiar, estamos permanentemente en contacto con los mercados que demandan productos, viajamos entre 7 u 8 mil kilómetros mensuales para vender la producción. Tengo 7 empleados, algunos full time, otros por hora o por día. 

¿Como es la rentabilidad?

La actividad es rentable, pero es algo que se va haciendo despacio, acá los créditos son ínfimos y por ende el crecimiento es muy lento, entonces, la rentabilidad por más que porcentualmente sea importante, el ingreso o el monto de facturación es relativamente chico. 

Lo importante es facturar, si yo tengo una rentabilidad del 25% y facturo mil pesos, coloco en mi bolsillo 250$, que es una excelente rentabilidad, o sea, que para que viva una familia con varios miembros, tendrá que facturar como mínimo 15 o 20 mil pesos mensuales, entonces, es una cuestión cuantitativa.

Yo prefiero tener una menor rentabilidad y una mayor facturación, que creo que es donde debe apuntar un emprendimiento o empresa; o bien, eficientizas los recursos, la producción, el manejo de la economía interna, y entonces, la rentabilidad también se hace más eficiente. 

Nosotros lo que producimos lo vendemos todo con buena rentabilidad, lo que sucede es que la facturación es reducida por lo que vendemos; entonces, estamos apuntando a llegar a tener 25 0 30 mil ponedoras que significará tener un ingreso para nuestros requerimientos y necesidades que nos de tranquilidad. 

¿Cual es su situación actual? 

Actualmente hemos pedido un crédito que con mucho trabajo lo hemos conseguido a través del Banco Nación, es una línea relativamente nueva para el sector agropecuario. 
Ese dinero va destinado a: I) mejoras que hay que hacer sobre detalles exteriores que le faltan a la Planta frigorífica; II) una fabrica de jaulas que estamos montando para nuestras necesidades y para vender; III) mejorar nuestra fabrica de producción de alimentos balanceados, ya que la que tenemos es demasiado pequeña lo que hace que no sea eficiente, también para nuestros requerimientos y para vender un producto de buena calidad que poco hay en el mercado; IV) estamos ampliando los espacios que teníamos para los planteles producción, habilitando un nuevo galpón que va a ser para aproximadamente 10 o 12 mil ponedoras y, posteriormente, vamos a habilitar otro que va a ser para recría de machos para faena, con lo cual vamos a estar llegando a los 15 o 18 mil animales en producción, eso ya se arrima un poco más a lo que quiero lograr.

Con la codorniz, hay varias formas de plantearse la producción: como una producción de autoabastecimiento para tener los huevitos que me hacen falta para mi casa, o podes tomarla como un ingreso más a la par de otro, ya que un planten de 200 codornices no lleva demasiado trabajo ni tiempo y si tenes la habilidad de vender la producción, de esas 200 o 300 codornices, te puede ingresar de bolsillo 100$ o 200$ mensuales, con una inversión, para esa cantidad, de no más de mil pesos y que en menos de un año recuperas todo el capital invertido.   

Los microemprendimientos son cosas múltiples, hay que desarrollar muchas cosas micro para que sea una cosa importante porque la época que la Argentina se podía vivir, viajar y trabajar poco se termino; hoy creo que lo que hay buscar nuevas alternativas, diversas alternativas y fundamentalmente, encontrar los nichos de mercado porque es necesario siempre tener en claro: cual es el mercado, cual la demanda, cual va a ser la colocación, la venta y tener espíritu de vender y producir, en lo posible, mejor que el del lado. Todo lo que uno este desarrollando debe tener sentido empresarial, por más que sea una cosa chica.

Por ejemplo, la mayonesa de huevo de codorniz es un nicho que todavía no está explotado, y que tengo pleno conocimiento de eso. La producción de una familia que puso una fabrica de producción de huevo de codorniz, para una cadena pequeña de hoteles de España, les llevaba la producción en mayonesa de 25 mil codornices y yo a Córdoba lo abastezco con 5000 ponedoras. Está gente se fundió porque los agarro la inflación de Alfonsin cuando recién se iniciaban, y después los agarro la última de Menem y explotaron, no tuvieron garantía crediticia, ni con la moneda y tuvieron que cerrar e irse.

Yo creo que dentro de unos años se va a lograr tener una empresa más que rentable, de una economía sustentable, poder decir de esto puedo vivir tranquilo lo que resta, pero con mucho trabajo, todo se hace un poco en casa porque sino no se hace nada ya que comprar no se puede. Por ejemplo, para armar el un galpón nuevo necesito unas 150 jaulas que valen, aproximadamente, entre 50 y 60 pesos cada una, ahí se te van entre 8 y 10 mil dólares en jaulas; entonces, lo que hago es fabricarla yo mismo. 
Más del 50% del valor, es mano de obra; entonces, vamos a seguir creciendo de esta manera. 

En este país la única manera de seguir adelante es trabajando, porque los Alemanes, los Americanos, todos los países europeos son poderosísimos porque han crecido trabajando, nosotros acá, en cambio, queremos crecer sin trabajar.

¿Como es el nivel de consumo? 

El nivel de consumo es cero, imagínate que si yo soy el proveedor más importante de la provincia y tengo solo 6000 ponedoras y hay 2 millones y medio de habitantes, el consumo por capita, es cero. Estamos trabajando para vender, no hay demanda porque es un producto totalmente desconocido en el mercado. Nosotros hemos realizado muchas encuestas, evaluaciones potenciales de consumo y realmente la gente no lo conoce.

Las encuestas a puerta de supermercado arrojaron el dato que solo el 0,5% conoce algo el huevo de codorniz, y el que lo consume es una fracción ínfima, y eso se ve perfectamente reflejado en el caso propio de que 5000 codornices producen más o menos 10 mil docenas mensuales y eso es suficiente para abastecer Córdoba. En lo que estamos trabajando, es en tratar de generar la demanda y esto se hace a través de marketing y requiere inversión de capital.

Los Organismo Oficiales no se ocupan para nada de esto, el día en que realmente tomen clara cuenta de la importancia que tienen los pequeños y medianos emprendimientos de producciones primarias de la Argentina, el país despega.  

El potencia de consumo de huevos de codorniz, siendo que la gente no lo conoce, está en el orden, para abastecer ese potencial que es de piso, de los 200 y 250 mil codornices. No se hace porque hace falta dinero, invertir capital, y bueno, no es tan simple ni tan fácil como las gallinas.  

El huevo de codorniz, se conoció como un producto para copetines, para gente de clase alta porque es una exquisitez; pero eso es lo cree la mayor parte de la gente, no la realidad. 
La codorniz es producto que se empezó a consumir hace miles de años. En China se consumía en los palacios como una exquisitez y terminó siendo reconocido como un producto exquisito de muy alta calidad.   

No se consume porque, en primer lugar, es un producto que no se conoce, en segundo lugar porque la gente que lo conoce, no lo consume porque considera que es muy caro, sin saber cuanto vale; porque se incorpora, sobretodo, en Argentina hace más o menos 30 o 40 años como un plato exquisito, para mesas especiales, platos de copetín, etc. Eso hace que esté en un nivel de consumo muy bajo. 

La experiencia que uno tiene, es que hay mucha gente que consume huevos de codorniz que no tiene plata y que no vive en un castillo, lo consume porque sabe de la calidad y de las cualidades que tiene.

El huevo de codorniz además de ser muy rico y exquisito, sin quitarle cualidades a lo que es el huevo de gallina porque todos los huevos son de gran calidad alimentaria; el huevo de codorniz tiene la particularidad que tiene ácidos grasos insaturados comparativamente a lo que es el huevo de gallina que tiene ácidos grasos saturados, por eso, las personas que tienen problemas de colesterol no pueden comer huevos de gallina. 

El huevo de codorniz que tiene ácidos insaturados no solo que no daña la salud, sino que ayuda al paso de los otros ácidos grasos que andan en circulación.

Hay una cosa que se puesto bastante de moda en los últimos años, que no hace mucho que se ha hecho popular o que se está publicando, es el Factor Omega3 que son los AGI. Ahora cualquier producto, como por ejemplo la leche, suele decir enriquecido con factor Omega3. Este es un producto que se saca del pescado, creo que del salmón básicamente, y con el que se hacen unas pastillitas que son las que toma la gente que tiene problemas de circulación, que tienen colesterol. El huevo de codorniz tiene Omega3 naturalmente, sin enriquecer, nadie lo sabe y ese es un elemento de marketing extraordinario. Nosotros estamos tratando de hacer conocer esto, mediante folletos que dejamos en los supermercados, pero de una manera muy lenta porque para una campaña de marketing es necesario capital.   

Científicamente está demostrado que el huevo de codorniz es el que menos grasa tiene, la relación respecto al huevo de gallina, el huevo de codorniz tiene el 0,7% con un nivel de digestibilidad del 98%. Estos datos si uno los pudiera hacer llegar a conocer en forma masiva, yo aseguro que el huevo de codorniz se vendería de una manera extraordinaria, porque es un producto que no es caro, es exquisito y es sano. Estas son cosas en las que estamos trabajando dentro del proyecto. Las posibilidades de aumentar el consumo están dadas, pero hay que trabajar mucho.       

En cuanto a precios, Najles dijo: "en el caso puntual de la codorniz, son altamente competitivos con los precios de los mercados exteriores. Nuestros valores son precios que compiten con el mercado Europeo, o sea, que estamos en condiciones de exportar una producción primaria como puede ser el huevo o la carne de codorniz; pero lo que sucede es que para abrir un nicho en el mercado Europeo, para arrancar con una muestra de la mercadería necesitas un plantel de 50 mil ponedoras, entonces, ahí es donde tiene que apuntar la asistencia crediticia del Estado, además, porque somos un país agroganaderos, entonces, tendríamos que ser exportadores agroganaderos o agroindustriales". 

Balussi, Karina
Agrobit.com

Otros artículos de interés

La cría intensiva de codorniz japonesa para huevos es una opción acertada si se desea invertir poco capital para obtener buenas ganancias en un tiempo relativamente corto. Ver.

 

Agrobit.com  | E-mail: agrobit@agrobit.comTérminos y Condiciones Generales.
Legales: Los datos contenidos en este web corresponden a material elaborado por Agrobit.com a partir de otras fuentes y tienen como único fin, brindar información a quienes visiten este web. Agrobit.com no se responsabiliza por la exactitud e integridad de la información aquí publicada y deslinda cualquier responsabilidad sobre las opiniones aquí vertidas. Quien accede a este sitio acepta que los errores u omisiones no podrán utilizarse para realizar demandas o reclamos por vía legal. La información publicada en este web no debe servir como base para decisiones de inversión. Las marcas mencionadas son marcas registradas de sus respectivas empresas.